Noticias
Abr 10

¡NUEVO! Recomendación de Surtido Óptimo MDF

 

Adaptar nuestro surtido a las necesidades de nuestro paciente, a los acuerdos con laboratorios partners y al posicionamiento de nuestra farmacia es el camino a seguir para mantenernos siempre actualizados. Y esta es la misión del nuevo servicio MDF.


Lograr una gestión eficiente de nuestro surtido es una de las tareas más complejas que nos encontramos al frente de la farmacia, ya que no podemos basarnos en una estrategia universal que sea válida para todas las boticas.

Cada farmacia debe encontrar sus claves, en base a su posicionamiento, demanda, su ubicación, sus acuerdos con laboratorios, su estrategia de marketing… son muchas las variables que debemos tener en cuenta para acertar con nuestro surtido y desde esta realidad, MDF presenta un nuevo servicio: la Recomendación del Surtido Óptimo (RSO).

¿En qué consiste la Recomendación de Surtido Óptimo?

La Recomendación del Surtido Óptimo es un completo manual de consulta en el que se define el producto estratégico, recomendado y complementario de las principales consultas, síntomas y problemáticas de los pacientes en el mostrador, realizado de forma completamente personalizada en base a las necesidades de la farmacia y su paciente-cliente y por un equipo de farmacéuticos con amplia experiencia en la Oficina de Farmacia.

Este manual se convertirá en la guía que utilizará el equipo para realizar sus recomendaciones para cada necesidad del paciente y tipología de productos, con un argumentario común y unas prioridades de dispensación marcadas para todos, que conseguirá rentabilizar el surtido y limitarse a los productos adecuados para la farmacia, así como una clara diferenciación gracias al consejo y la recomendación de salud.

Por todo esto, el RSO generará unos beneficios claros para la farmacia:

  • La capacidad de ofrecer un consejo y producto coherente y uniforme desde el mostrador por parte de todo el equipo.
  • Aumento de las ventas de productos seleccionados y ventas complementarias.
  • Disminución de la cantidad de encargos y el tiempo dedicado a las compras, a costa de sacar producto del inventario de la farmacia.
  • Mejora del ratio de unidades por operación, gracias a las recomendaciones de productos complementarios.
  • Ahorro de tiempo en la atención en el mostrador, gracias a conocer qué recomendar en cada una de las consultas.
  • Un mejor posicionamiento de la farmacia y mayor fidelización del cliente.
  • Una exposición acorde a los objetivos de la farmacia.
  • Un claro aumento de la rentabilidad de la farmacia por reducción de costes, recomendaciones rentables y aumento de ventas complementarias.

Sin duda alguna la optimización del surtido supone un gran salto cualitativo en la forma de gestionar la farmacia, a nivel rentabilidad, imagen y posicionamiento, pero también para facilitar el día a día del titular y su equipo.